Casas rústicas

Definición.
Rústico, adjetivo proveniente del vocablo latino “rusticus”, hace referencia a lo que esta vinculado al campo (el terreno que se encuentra afuera de una zona urbana y que permite desarrollar tareas agrícolas).
Por extensión se suele calificar como rústico a aquello que carece de sofisticación o que apela a elementos naturales para su desarrollo. Un mueble rústico es aquel de características simples.

Introducción.
Entre todos los inmuebles que se pueden encontrar en la ruralidad existe uno que se destaca, las fincas. Las fincas rústicas son lugares que desde hace años han adquirido mayor interés por parte de extranjeros y empresarios nacionales. Uno de los motivos para ello es la tranquilidad que dan al espíritu.
Originariamente las fincas rústicas estaban destinadas para fines agrícolas y ganaderos, sin embargo, cada vez son mas las que se utilizan como hogares particulares. Si amas la quietud, el campo, la elegancia, el vino y los espacios abiertos adoraras invertir en una finca rústica.
La conexión se realiza entre propietarios de fincas rústicas singulares, y personas únicas con criterios personales para valorarlas.
En el campo y el ambiente rural se puede disfrutar muchísimo de la vida, las fincas rústicas dan fe de ello al poder realizar una multitud de actividades diferentes.
Invertir en fincas rústicas es hacerlo en un valor estable, es una de las opciones que ofrecen mayor seguridad. Así en la crisis reciente, este tipo de inmuebles solamente ha experimentado una caída del 7% frente al 30% de la vivienda urbana. Con lo cual sigue siendo un sector muy dinámico.

Edificabilidad.
En España está prohibido edificar en terreno rústico en todas las CCAA. Aunque comunidad autónoma y entre municipios que tendrán que dar la licencia de obras. No puede realizarse una promoción residencial a menos de que el terreno sea recalificado.

Pero que está permitido ?

1.- Rehabilitar
Para dedicarla a alguna actividad relacionada con el turismo rural, o incluso para vivienda. Eso sí, en esos casos se exige que se mantenga la configuración original de la construcción, con lo cual no se pueden añadir nuevos edificios o realizar ampliaciones en las que ya existen.

2.- Actividades agrícolas.
También pueden dedicarse actividades agrícolas, ganaderas o cinegéticas (caza). En estos casos, si se autoriza que se lleven a cabo las edificaciones necesarias para poder desarrollar la actividad, incluyendo la vivienda de las personas que vayan a residir en la propiedad.

3.- Otro tipo de actividades.
Dependiendo de la comunidad autónoma en que este situada, también se permite la construcción de instalaciones deportivas, culturales, científicas o de enseñanza siempre que estén vinculadas a los espacios naturales. En alguna comunidad incluso se autoriza la construcción de viviendas aisladas unifamiliares si la propiedad no está muy lejos del núcleo urbano.

4.- Otras instalaciones.
En algunas comunidades también se permite aprovechar la finca rústica para el establecimiento de instalaciones de telecomunicaciones como una antena de telefonía, estaciones de suministro de carburante o plantas para generar energías renovables (solar, hidráulica, eólica, etc.)